ENTRE LUCES 2

Captura de pantallaENTRE LUCES ( II)
Bellos aparatos de gas y electricidad

Teresa-M. Sala (Universitat de Barcelona)

Con motivo de la primera muestra realizada del Entre luces ya explicamos y situar algunas cuestiones relativas a las lámparas y los aparatos de iluminación. Sin duda, el paso del consumo de gas a la electricidad supuso una transformación sin precedentes, tanto en cuanto al confort como a los usos y costumbres de las personas. En nuestro país, el alumbrado eléctrico tardó en generalizarse y, en el momento de tránsito, vemos aparatos preparados tanto para el gas como para la luz eléctrica.

En 1843 se creó en Barcelona la Sociedad Catalana para el Alumbrado por Gas, con un
experto francés, Charles Lebon, y socios catalanes encabezados por Pedro Gil y Babot,
que edificaron una fábrica de gas a partir del carbón en la Barceloneta . Fueron los
encargados de suministrar el alumbrado público de las calles, de las casas y los comercios
de la ciudad de Barcelona. El uso generalizado, primero del gas y después de la
electricidad, conllevó una serie de cambios muy importantes en las costumbres sociales y
privados. Uno de los más destacados es que a partir de entonces se podría transitar por las
calles de noche o bien seguir haciendo cualquier actividad después de la puesta de sol. El
afán por retener el tiempo, para conservar la luz, hará que el alumbrado público y la iluminación de la vivienda significara una verdadera revolución. En 1881 se organizó en París una Exposición Internacional de la electricidad donde Edison presentó la primera lámpara incandescente con un filamento de algodón carbonizado. A partir de ese momento, la electricidad –aquella Sherezada milagrosa, que era tal como la llamaba el escritor Villiers de l’Isle Adam- cambió ostensiblemente la vida cotidiana.
En nuestro país, en 1893 se creó una central eléctrica en la avenida Vilanova de Barcelona y se llegó a un acuerdo con Lebon para fundar la Central Catalana de Electricidad. Así, en 1895 inaugurará su sede social en un flamante edificio de Josep Domènech i Estapà, situado en el portal del Ángel. Años más tarde, en 1912, cambiará su nombre por Catalana de Gas y Electricidad, S.A.
Otro sistema de iluminación de la época fue la famosa Saxoléine, aceite de petróleo que un negociante introdujo en el comercio hacia 1855. Podemos ver como en los carteles publicitarios, dibujados por Jules Chéret, se anuncian las ventajas de este sistema, resaltando que es

1 ved “ prólogo” a publicidad para una historia. 170 años de compañía, museo del

puro, banco y limpio como el agua, sin olor ni peligro, que produce una bella y dulce luz, superior a la del gas que es más roja y la de la electricidad que es más cegadora. Fuentes de energía que como el fuego convivirán con la naciente luz eléctrica.
En la época del Art Nouveau, la bailarina americana Loïe Fuller popularizó su danza serpentina. Esta fascinante y legendaria figura fue iniciadora de espectáculos con iluminación eléctrica, inventó efectos visuales con sus vaporosos y evanescentes movimientos de túnica. En sus puestas en escena, los experimentos tecnológicos se amalgama con la fantasía del teatro de variedades, con nuevas formas de expresar con el cuerpo. La Fuller convertirse en motivo inspirador de los artífices del Art Nouveau, que configuraron un universo decorativo singular, inspirado en la naturaleza, donde domina una línea de belleza orgánica serpentina.

En Cataluña, durante el modernismo, se proyectaron y fabricaron todo tipo de artefactos. En
cuanto a los que tienen que ver con el alumbrado, a partir de proyectos realizados por arquitectos de renombre, como los Bassegoda, Puig i Cadafalch, entre otros, talleres como el de Emilio Judas2 ejecutarán farolas para el alumbrado público, candelabros para altares o artefactos de uso doméstico, algunos de los cuales aún lucen en los vestíbulos o en los interiores de los edificios del modernismo.
También los decoradores proyectaron trabajos de metalistería y aparatos de iluminación, de
entre los que excelente Francisco Vidal, seguido de Gaspar Homar, Joan Busquets, entre otros, que diseñaron algunos modelos destacables de lámparas , arañas, candelabros, faroles y luces, realizados con todo tipo de técnicas de cincelado y repujado de los metales o bien trabajos de hierro forjado, que se combinaban con los cristales o con vidrieras, lo que permite magníficos juegos de transparencias. Podemos encontrar varios ejemplos en las tiendas de ebanistería, reproducciones o de objetos decorativos, como son la Casa Masriera o Esteva, Hoyos y Cía de Barcelona. En ese momento, la marca Tiffany triunfaba en América y también por Europa, con nuevos e imitados métodos en la manufactura del vidrio. Bellas esculturas-bibelot, lámparas de sobremesa, de techo, de pared, con tulipas de cristal de colores, que crean atmósferas, son los artefactos que pueblan los diferentes espacios.

Los talleres y fundición de bronzes y otros metales Emilio Judas se fundaron el 1870 y estaban ubicados a la izquierda del Ensanche , a la Calle Consell de Cien 108 . Tal como consta a la propaganda comercial que aparece a la revista Arquitectura y construcción, se dedicaban a la fabricación de objetos de arte y reproducciones artísticas, artículos para la construcción de lámparas , panteones , relevos. Hacían trabajos de galvanismo proyectos de instalaciones y material para conducciones y distribuciones de agua y gas.

Por su bella forma, las conchas de los nautilos se usan para objetos decorativos y también para lámparas de sobremesa. Hacia 1890 , Gustav Gurschner fue un escultor austríaco que realiza algunas de singular belleza con estanque. Algunos modelos destacan por la línea de los tallos, sinuosas como las plantas, con unos diseños a tono con los gustos originales preponderantes en la época. También, algunos focos modernistas se fabricaban en serie, y cada modelo formaba parte de un catálogo que se comercializaba en las tiendas o a los grandes almacenes.
De tal manera que de los modelos exclusivos se pasará a la producción industrial, apta para todos los gustos y para todos tipo de bolsillos.
Muy entrada la segunda mitad del siglo xx se produce un revival que recuperar el espíritu de la Belle Epoque, con algunos modelos propios del Camp—un tipo de corriente relacionada con las formas de arte kietsch, considerado, como una copia ostentosa–. Una oleada de imitaciones y copias invade el mercado. Sea como fuere, es invidente que en la actualidad con el fenómeno vintage a la moda han devuelto las luces por lo pronto que conviven con las nuevas formas del diseño contemporáneo. La estética del pasado está de moda y se han convertido en un buen reclamo para vender , sobre todo ropa, pero también piezas exclusivas o nostálgicas que evocan algo especial.