Maestros Modernismo

iniMAESTROS DEL MODERNISMO

    Escrito realizado por Teresa-M. Sala (con la colaboración de Ricard Bru en la redacción del texto en lo referente a Francesc Vidal)

              • Joan Busquets i Jané
              • Gaspar Homar i Mesquida
              • Casa Esteva, Figueras i Hoyos
              • Francesc Vidal i Jevellí
              • Josep Ribas i Anguera

Introducción

El título de “maestros del modernismo” tiene diversos sentidos. La maestría es una capacidad de realización de aquél que conoce la materia y la técnica, la sabe con profundidad y experimenta sin dificultad. De hecho, en el mundo de los gremios un maestro era aquél que después de hacer una obra maestra podía ingresar en el cuerpo gremial y establecerse de forma autónoma como jefe de taller.

 

Por lo tanto, también podemos señalar que un maestro es aquél que sobresale en una de las artes, y así los maestros Francesc Vidal y Jevellí, Joan Busquets i Cornet y Josep Ribas i Fort dirigieron destacados talleres de decoración donde se formaron, cogiendo más tarde el relevo o independizándose, Frederic Vidal i Puig, Gaspar Homar i Mesquida, Joan Busquets i Jané o Josep Ribas i Anguera. Muchos otros artífices respondieron a las demandas de la clientela y compusieron las decoraciones de los interiores del modernismo, como los talleres Mancera, Figueras y Hoyos o la empresa de carpintería artística Casas y Bardés.

 

Las propuestas de mobiliario modernista que a Fernando Pinós nos presenta recopilación la variedad de formas, técnicas y materiales que los mueblistas-decoradores realizaron con gran maestría. Los modelos producidos por las Industrias Vidal destacaron, a partir de 1899, por la utilización de un nuevo material de vidrio de los llamados “vitrales cloisonné de Barcelona”. Frederic Vidal, que se había iniciado en el taller paterno en el aprendizaje de la ebanistería y el dibujo, viajó a Londres para aprender la técnica que aplicaría de forma innovadora, tal como bien vemos en las dos mesas, el armario y el plafón expuestos. Por otra parte, de la Casa Busquets, una de las características distintivas de los muebles proyectados por Joan Busquets i Jané es la utilización personal que hacía del pirograbado, que dibujaba con una punta candente eléctrica que se había inventado para pasar a policromar-los. Habitualmente acostumbraba a firmar estos dibujos pirograbados, como si así quisiera singularizar e incluso distinguir este tipo de creación, donde siempre aparecían motivos ornamentales naturalistas interpretados de la fauna y la flora (crisantemos, lirios de agua, gira-soles, rosas, etc.). También Josep Ribas i Anguera  pirograbaron algunos muebles, con un estilo, sin embargo, diferente de los de la mano de Busquets. Aparte de que sus dibujos no aparecen firmados, son mucho más incisivos en el trazo y en la utilización del color, tal como podemos ver en las mesillas nido, que nos permite realizar un interesante juego de comparaciones.

 

Por su parte, Gaspar Homar i Mesquida sobresale con sus creaciones en que las tallas o las marqueterías se combinan con los colores de las maderas, las aplicaciones de metalistería artística, con unas formas del todo originales que rompen con las estructuras rígidas y macizas del eclecticismo historicista. Muebles de despacho o de comedor ligeros y de una bella composición ornamental, sillas sinuosas, armarios, escritorios inspirados en Majorelle, una jardinera, una magnífica contraventana de cuatro cuerpos donde combina los vitrales emplomados, con el motivo decorativo de rosas, con unas espléndidas marqueterías con pájaros, un paragüero de recibidor con una talla y marquetería floral. Los plafones de marquetería o mosaicos de madera no eran sólo aplicaciones que formaban parte de un mueble sino que también se comercializaban como si fueran cuadros con imágenes como Sant Jordi, la Virgen de la Mercè o la Virgen de Montserrat. Se podían encontrar en tiendas como la Casa Mancera, Figueras y Hoyos, como la que está fechada en 1902 con motivo del día de Rosa d’Abril. Vale a decir que precisamente es a partir de estos años cuando de las formas más sinuosas se evolucionará hacia un tipo de mueble de líneas más rectas, como vemos en la mesa de caoba, mármol y latón de los Ribas, que ocurre un buen ejemplo de contención y elegancia.

 

Joan Busquets i Jané (1874-1949)

 

Pels volts de 1840, al carrer de la Ciutat núm. 9, els germans Busquets van crear un taller de tapisseria i decoració que després de l’Exposició Universal de Barcelona de 1888 passaria a anomenar-se Casa Joan Busquets (Joan Busquets i Cornet, mestre-tapisser que afaiçonava els cortinatges amb gran habilitat). El seu fill, Joan Busquets i Jané, va estudiar mobiliari i decoració a l’Escola d’Arts i Oficis de Llotja, i a partir de 1898 veurem com la botiga-taller apareix sota la denominació de J. Busquets e hijo. Serà a partir d’aquell moment quan apareixen els primers projectes decoratius modernistes, que es caracteritzen per la utilització d’una profusa paleta de fustes, amb una predominant tonalitat més clara que en èpoques anteriors, estructures i petges amb sinuosos plegaments i originals pirogravats i marqueteries. La Casa Busquets va participar i va ser guardonada en diverses de les Exposicions d’Indústries Artístiques de la ciutat de Barcelona i internacionals, com la de Buenos Aires (1910) o Londres (1912). Va comptar amb un ampli repertori de models, que van ser fotografiats per Pau Audouard, i que responia als gustos i a les demandes d’una clientela selecta, amb destacats noms de famílies de banquers, industrials, fabricants, comerciants, polítics o nobles… Els Busquets van ser membres fundadors i actius del Centro de Artes Decorativas i del FAD (Foment de les Arts Decoratives). Eusebi Busquets, el tallista de la Casa, va destacar com a defensor delMuseu de les Arts Decoratives, escrivint tot un seguit d’articles sobre el tema a la revista Joventut. El 1917 es traslladaran al passeig de Gràcia, ja en una etapa posterior al modernisme.

 

Gaspar Homar i Mesquida (1870-1955)

Los Homar eran unos mallorquines que por tradición se dedicaban al oficio de carpinteros. Hacia 1883, Pere Homar dejó Bunyola con su hijo Gaspar, que entonces sólo tenía trece años, para ingresar en el taller de Industrias Artísticas de Francesc Vidal en Barcelona. En 1893 establecieron obrador y tienda propia en la Rambla de Cataluña 129 y más tarde, en 1898, en la calle de Canuda 4. Durante aquellos años, Homar pasó por la Escuela de Lonja y se vinculó con el Centro de Artes Decorativas, llegando a convertirse en uno de los mueblistas-decoradores más destacados del modernismo. Contó con la participación de artistas como Sebastià Junyent, Josep Pey, Joan Carreras, Joan González o Pau Roig para sus dibujos de marquetería y corta, y se asoció durante un tiempo con Joaquim Gassó. Formó parte del equipo de colaboradores habituales del arquitecto Lluís Domènech i Montaner con quien realizó los destacados conjuntos del Palau Montaner, la Casa Lleó Morera en Barcelona, del pabellón de los distinguidos del Instituto Pere Mata o la Casa Navàs de Reus. También trabajó con Puig i Cadafalch en algunos muebles de la Casa Amatller o en la decoración de la Casa Trinxet. Utiliza maderas claras combinadas con marqueterías, con una presencia destacada de las rosas como motivo decorativo. Sobresalió en el diseño de lámparas y también se dedicó al comercio de las antigüedades y restauración de obras de arte. Participó y obtuvo diversos galardones en numerosos certámenes locales e internacionales.
Francesc Vidal i Jevellí (1848-1914)/Frederic Vidal i Puig (1882-1950)

 

Francesc Vidal, al frente de las industrias artísticas F.Vidal y Compañía (1884-1889), fue uno de los impulsores de las artes decorativas a la luz del modernismo. Desde que abrió su primer establecimiento el año 1879, destacó por la valiente iniciativa de introducir en Cataluña un nuevo concepto de decoración de interiores desde una perspectiva global, moderna y artística. Los grandes talleres Vidal fueron centro de experimentación y de creación, donde los ideales del movimiento inglés Artes & Crafts tuvieron respuesta en cada una de sus secciones artísticas. Más de doscientos artesanos trabajaban en la construcción de interiores y de muebles que eran generalmente identificables por la combinación de elementos decorativos de carácter mecanicista y naturalista. Vidal actuaba siempre con mano rígida y exigente para que del obrador salieran las mejores manufacturas, elegantes y de acabado perfecto para los clientes más prestigiosos del momento.
Con el paso de los años F.Vidal (1889-1929) se fue adaptar a los nuevos tiempos y a los nuevos gustos de la clientela. Su hijo Frederic Vidal fue a Londres a formarse en la casa Cloisonné Glass Company. Desde 1899, y durante unos cuatro años, Frederic dotó el taller de su padre de piezas decoradas con vidrio cloisonné, obras preciadas por la laboriosidad de esta inusual técnica. Con el nuevo siglo, el gran prestigio conseguido en torno a la Exposición Universal de 1888, cedió paso a nuevas generaciones de mueblistas y decoradores, de la talla de Gaspar Homar o Santiago Marco, discípulos ambos de la Casa Vidal.

 

Josep Ribas i Anguera (1876-1909)

 

En 1892, Josep Ribas (encara Ribas e hijo) ya hacía un tiempo que había dejado la calle de la Ciudad nº. 3 del antiguo taller de los Pons y Ribas para instalarse en el Eixample (en la calle de Consell de Cent) para cambiarse en la Rambla de Cataluña en lo tocante a la plaza del mismo nombre. Parecer ser que aquel lugar se convirtió un lugar de encuentro de artistas e intelectuales de la época. Así, en la etapa del modernismo se sabe que Josep Ribas i Anguera contaba con la participación, como director artístico, del proyectista y escultor Magí Llaurador, que sería sustituido por el holandés F.A. Simonís y Trinitat Llacuna. El tipo de mobiliario que produjo hasta 1908 sigue las tendencias de las modas del art nouveau internacional, con la utilización de la madera de nogal y las aplicaciones decorativas de pirograbados, tallas o marqueterías que ofrecen singulares modelos.
Con motivo de su muerte en 1909 será su mujer, Pilar Seva y Roca, quién se hará cargo del negocio como Vda, de Ribas hasta 1924.