Llorenç Brunet – La Gran Guerra (1914 – 1918)

retrat

Llorenç Brunet i Forroll (Badalona, 14 de septiembre 1873- Barcelona, 12 de octubre 1939)

Dibujante, caricaturista, ilustrador y acuarelista, Brunet se formó en la escuela de la Llotja, donde tuvo por maestros artistas de la talla de Antoni Caba, Claudio Lorenzale o Eusebi Planas. Debido a su talento para el dibujo consiguió una beca para estudiar en Leipzig y París, donde se formaría en el arte de la litografía con Mercier.

Como otros grandes artistas, pintores y escritores del Modernismo de finales de siglo, participó en diversas publicaciones satíricas como Ja-ja!, Cu-cut!, La Campana de Gracia, El Diluvio ilustrado y L’Esquella de la Torratxa. Estas experiencias en revistas fueron fundamentales para la formación y desarrollo artístico de los grandes ilustradores de la época. Su primer dibujo publicado se encuentra en el almanaque de L’Esquella de la Torratxa en 1895, momento en el que se encontraba haciendo el servicio militar, con veintiún años. Es a partir de este momento cuando comenzó a publicar asiduamente en esta revista y en La Campana de Gracia.

Estos primeros dibujos aún no son caricaturas, sino que se tratan de apuntes al natural y escenas realistas en un perfecto estilo académico, que nunca dejó de practicar en sus acuarelas. Los artistas mediterráneos nunca dejaron el recuerdo académico, que tuvo una fuerte huella, y es que los pintores se formaron en la Llotja (o en Roma), rodeados de las formas clásicas, mientras que los artistas centroeuropeos caminaron junto con las vanguardias más técnicas. Mucha de la producción de Brunet fue recogida en libros como Caps de casa (1922) o Testes de la terra (1929) que son casi estudios de antropología visual.

Su estilo fue evolucionando hacia la caricatura, con trazos más exagerados y gruesos, y consiguió una cierta popularidad con una serie de ex-libris satíricos dedicados a varias personalidades políticas, que más tarde se recogerían en un álbum. Entre 1903 y 1911 se convirtió en el principal dibujante del semanario El Diluvio ilustrado, donde sus viñetas de una feroz crítica se dirigían sin contemplaciones a los poderes políticos y eclesiásticos, formando parte de las mejores páginas de sátira española del siglo XX. Como acuarelista participó en las exposiciones de Barcelona de 1911, 1918, 1919 y 1921. A pesar de su actividad como dibujante de prensa nunca dejó de dibujar acuarelas.

También fue conocido como coleccionista de obras de arte y antigüedades catalanas, reunidas en su galería que llamó “Cau Brunet” en Badalona.

Una de las vertientes más reconocidas del dibujante fueron sus reportajes de los diferentes conflictos bélicos europeos. Durante la I Guerra Mundial viajó al frente para realizar varios reportajes gráficos sobre el conflicto. Con la beca otorgada por La Junta de Pensiones para Ampliar Estudios, Brunet fue a Alemania (Leipzig), donde estuvo hasta poco antes del estallido de la guerra. Desde entonces, como comentaremos después, siente una gran simpatía por el pueblo alemán, siendo considerado un germanófilo por sus amigos.

Hacia 1918 una vez había vuelto de Alemania se hizo una exposición en el Museo de Guerra del Tibidabo donde se recopilaban todos los dibujos y pinturas de los episodios de guerra que había hecho. Esta exposición tuvo bastante eco mediático, ya que salió publicitada en varias revistas y periódicos de la época, como en la revista Sabor & Aroma (Barcelona, 1918), ABC (Madrid, 1917).