Ricard Opisso Sala

Autorretrat

Ricard Opisso nació en una familia de clara tradición artística. Fue prácticamente autodidacta porque aprendió a dibujar él solo, independientemente de que fuera descendiente de uno de los directores de la Escuela de Bellas Artes, Pere Pau Muntaña, y que fuera sobrino del pintor Emilio Sala. Su padre, viendo que su hijo tenía un don, decidió que le hacía falta una formación más disciplinada, y lo llevó al taller de Antoni Gaudí, para quien trabajó como delineante durante un tiempo en la Sagrada Familia. Mientras tanto continuaba practicando el dibujo por su cuenta realizando incansablemente apuntes del natural, de todo lo que le rodeaba. Tenía una gran inquietud por el mundo artístico en general, y siendo todavía casi un adolescente entró a formar parte del grupo de “Els Quatre Gats” donde se relacionó con numerosos artistas de la época, como Picasso y Nonell, con los que creó fuertes lazos de amistad. Con este grupo vivió simpáticas anécdotas que él mismo explicó en numerosas entrevistas. Como la mayoría de artistas de su época se fue a París para ampliar su horizonte cultural y madurar como artista. Gracias a la calidad de sus dibujos enseguida se hizo un hueco en el panorma artístico y llegó a publicarlos en revistas tan prestigiosas como “Le Rire”. Paralelamente también se había hecho un nombre en OPISSO Diumenge de rams (portada del TBO) Mixta sobre paper 34 x 24,5 cm su ciudad y colaboraba regularmente en revistas como “Cu-Cut!” y “L’Esquella de la Torratxa”. De nuevo en Barcelona continuó su empresa ilustrativa de obres recreativas, instructivas, de novelas, cuentos, historietas, almanaques, anuncios, aucas, y revistas galantes. En estas últimas se hicieron muy famosos sus dibujos subidos de tono, siempre con segundas intenciones. Lo que más caracteriza los dibujos de Opisso es su carácter popular, su capacidad para captar el ambiente y la sociedad de la Barcelona de finales del siglo XIX y principios del XX, sobre todo en las fantásticas “multitudes”, grandes escenas abigarradas de personajes explicando alguna escena de actualidad. Y por todo ello fue uno de los dibujantes con más repercusión popular de la época, éxito que ha trascendido hasta nuestros días convirtiéndose en uno de los mejores cronistas de la Barcelona de aquel tiempo. Bibliografía: Cadena, J.Mª. Opisso. Ed. Colección Petritxol Ocho. Barcelona, 2003 Cadena, J.Mª. Opisso. Gent Nostra. Ed. De Nou Art Thor, 1986. Cadena, J.Mª. Opisso. Ed. Saturno, 1970.